Voy a filosofar sobre ciencia. Es una cosa que está muy mal, no lo hagáis en casa.

Durante varios años ha habido muchas veces que me han confundido con un famoso. Nunca supe con quien. Oía susurrar cerca de mí a gente, y todos dudaban “si era él”. Muchas veces se acercaban un poco y confirmaban que no, y otras muchas se alejaban cuchicheando, con la duda de si se habían cruzado “con él” de verdad o simplemente con alguien que se le parecía. Durante una época ocurrió muchas veces, más de 3 o 4 al mes. Era más joven y estaba más delgado, con la cara más “chupada”. Preguntaba a mis amigos y nadie me sacaba ningún parecido razonable con nadie, y nunca reaccioné lo suficientemente rápido para preguntarle a alguna de esas personas “quién era yo”.

Esa etapa pasó, y entonces llegó a mí el “melendismo”. Me puse los pendientes y años más tarde empecé a dejarme la trenza. Gente, bastante, empezó a decirme que me parecía a Melendi. Supuse que era por el pelo y los pendientes, pero cada vez iba a más, al tiempo que menos gente, pero también bastante, me decía que parecía vasco. Una vez quedé con alguien que, “después de”, me confesó que había quedado conmigo por mi parecido con el milindri, por lo que creedme cuando os digo que existe una persona en el mundo que un día entornó un poco los ojos y fantaseó con estar follando con Melendi en lugar de conmigo. Muy fuerte fue aquello.

De nuevo os pregunté y la sensación general, que coincide con la mía propia es que no, no me parezco en nada a Ramón Melendi. Pero ayer me volvió a ocurrir: el cajero de un supermercado me preguntó si nunca me habían dicho que me parecía a ese señor.

He trabajado muchos años de cara al público y sé que, para decirle algo así a un cliente, tienes que cumplir dos requisitos: estar muy convencido de lo que vas a decir, y además ser un poco bocazas. Me lo dijo en serio, lo pensaba de verdad, sino no lo sueltas, así que pensé que debía haber alguna explicación a todo esto, y en vez de buscarla, me la he inventado.

He forjado una nueva teoría, a la que he bautizado como: “Teoría (pseudocientífica, no fundada en datos, sin basarse en nada, con ninguna credibilidad al estar inventada por el mismo friki que divide a las personas entre pares e impares) del melendismo-jorgetil”. Voy.

Consideración previa 1: el ejemplo de los colores. Se dice que no hay dos personas en el mundo que vean los colores del mismo modo, de tal forma que el mismo tono de azul es distinto según la persona que lo observe. Como la descripción, por muy detallada que sea, siempre va a ser prácticamente igual que la que pudiéramos hacer nosotros, nunca sabremos cómo ven los colores las demás personas. Del mismo modo, entiendo que pasa de forma similar con las formas, por lo que ante la misma imagen, la combinación de ojos-cerebro de cada persona hace que, siendo la misma, la aprecien de forma ligerísimamente distinta.

Consideración previa 2: la belleza. Se supone que Mario Casas o Eva González son guapos, y a mí no me lo parecen en absoluto. ¡Ojo! Que no hablo de gustos, hablo de percepción. Yo soy feo, objetivamente hablando, pero le gusto a gente. Hay quien ha visto “que tengo encanto” y gente que directamente me ha dicho que le gustan “los feos”. Eso son gustos, pero sin embargo hay gente que realmente me ve guapo, me lo juran y no puedo más que creérmelo, y eso es percepción. “Sabes” cuando una persona es guapa (desde tu percepción) aunque no te guste (desde tu gusto) y viceversa.

Ahora sí, al lío.

Voy a llamar “puntos” a cada rasgo de la cara. Muy al detalle ¿vale? Por ejemplo, en los ojos serían puntos no solo su forma, tamaño y color del iris, sino también su relación de tamaño respecto al resto de la cara, su ubicación, la diferencia de tamaño entre uno y otro, la apertura de los párpados, etc. Las cejas, pestañas, ojeras y arrugas tendrían también muchos puntos propios. Y así, con la boca, la nariz, las orejas, todo. Miles de puntos.

Para explicarme con cifras sencillas, planteo que haya por ejemplo 200 puntos. Y mi teoría dice que de cada persona, en un primer vistazo, nos fijamos en, por ejemplo, 20. No necesitamos los otros 180, con 20 de esos puntos somos totalmente capaces de saber cómo es un persona, de recordarla, de distinguirla de los demás y de saber, por ejemplo, si según nuestra percepción personal (ojo, que no gusto) es guapa o fea. Si queremos entrar al detalle de alguna parte del cuerpo de una persona podemos fijarnos y descubrir e incluso memorizar más puntos, pero nuestra cabeza está preparada para trabajar con 20, solo con esos, y siempre los mismos 20 en todas las personas, lo que nos ayuda a diferenciarlas.

150 de mis puntos son de persona fea, y 50 de persona guapa. Si tu cabeza se fija de forma automática en 20 puntos, siempre los mismos 20 en todas las personas, hay muchas probabilidades de que veas 15 de los feos y 5 de los guapos, lo que me convierte según la percepción de la gente en general en alguien “del montón bajo”, pero sin llegar a ser desagradable a la vista. Habrá gente que en esos 20 tenga una proporción de 18 a 2 por lo que para ellos seré tremendamente feo (aunque les gusten), y algunos que entre esos 20 puntos que ven de la gente coincida que la mitad de los míos sean “de guapo” y, por lo tanto, me vean como tal (incluso aunque no sea su tipo). Quede clara de nuevo la diferencia entre “gusto” y “percepción”.

¡Pues bien! Actualmente, calculo que, de los 200, unos 15 puntos de mi cara son tremendamente similares a esos mismos 15 puntos de la cara de Melendi.

Para la mayoría de los mortales, de los 20 puntos (de entre 200) de las caras de la gente que su combinación ojos-cerebro aprecian, como mucho 1 o 2 son los que tenemos en común Melendi y yo, por lo que no, para toda esa gente, no nos parecemos en absoluto. Pero gente hay mucha en el mundo, por lo que es probable que me haya cruzado por la vida con gente que, casualmente, de entre sus 20 puntos habituales, ve 7 u 8 en los que Melendi y yo nos parecemos, por lo que para esa persona realmente nos damos un aire.

Del mismo modo, fuera también el personaje al que no le llegaban las cartas de Holanda u otro, habiéndome cruzado con decenas de miles de personas por la calle en toda mi vida, es fácil que, aunque el porcentaje sea ínfimo, haya estado en el campo de visión de gente que entre sus 20 puntos de percepción tuviera incluso 10 o 12 de los que comparto con el que emite cheques al portamor, hasta el punto de llegar a pensar que podemos ser la misma persona hasta que se fije momentáneamente en otros puntos que le alejen de esa idea.

Así, cuando dos personas realmente “se parecen mucho” para la mayoría de la gente, lo que ocurre es simplemente que entre ellos hay similares un mayor número de puntos, por lo que es más sencillo que en la percepción de cada uno coincidan muchos más. Y habrá quien perciba más de los distintos, el típico que en un grupo exclama “¡pues si no se parecen en nada!” aunque para el resto sean “igualitos”. Del mismo modo, gente “objetivamente guapa” es tremendamente fea para algunos, porque da la casualidad que los 20 puntos que perciben siempre coinciden con los menos “agraciados” de esa persona, o al revés, tú me ves guapo porque he tenido la suerte de que, de mis 50 mejores puntos, tú pillas al menos 10 de entre los 20 que ves de la gente.

Y hasta aquí mi teoría del melendismo-jorgetil. Majestuosa ¿verdad? Yo lo sé.

Como cada año por estas fechas… ¡Jorgetes 2018!

¡Lo de siempre! No tienen por qué ser canciones publicadas en 2017, y tampoco es un disco de éxitos del año, sino de canciones que, por una u otra razón, este año han sido importantes para mi. :)

Se escucha aquí:

Se ve aquí:

Y tiene…:

1. Maurike – Ciccio
2. Character Flaws – Openside
3. Nunca Nadie Pudo Volar – La Casa Azul
4. La Ruta del Amor – Varry Brava
5. Merlí – Miss Caffeina
6. Hoy la Bestia Cena en Casa – Zahara
7. Mira a la Gente – Second
8. Nit Salvatge – Smoking Souls
9. Si nos decimos adiós, que sea bailando – La La Love You
10. Me Manipulaste – Monterrosa
11. Contigo – Nos Miran
12. Llorando en la Limo – Cariño
13. Para que el Mundo lo Vea – Arnau Griso
14. 1999 – Charli XCX & Troye Sivan
15. Leyendas – Floridablanca

¡Disfrutadlo! :) Y decidme qué os parece y… ¡pasadme los vuestros! :P

Como cada año por estas fechas… ¡Jorgetes 2017!

¡Lo de siempre! No tienen por qué ser canciones publicadas en 2017, y tampoco es un disco de éxitos del año, sino de canciones que, por una u otra razón, este año han sido importantes para mi. :)

 

Se escucha aquí:.
.

.
Se ve aquí:
.

.

Y tiene…:
.

1. Feel Good – Neon Trees
2. No Roots – Alice Merton
3. Dentro De Ti – Javiera Mena
4. Murs – Smoking Souls
5. Lipslap – Kero Kero Bonito
6. Roam – Theia
7. Hold On – The Sound of Arrows
8. Chameleon – Pnau
9. Rompecabezas – Teenage
10. Dance Alone – Jana Burčeska
11. SWERLK – MNDR, Scissor Sisters
12. Chained To The Rhythm – Katy Perry, Skip Marley
13. Ay Marie Kondo – L Kan
14. Vendrá El Calor – Miss Caffeina
15. Cuando Todas Las Historias Se Acaban – Maldita Nerea, Leire M.

¡Disfrutadlo! :)
Y decidme qué os parece y… ¡pasadme los vuestros! :P
Como cada año por estas fechas… ¡Jorgetes 2016!

¡Lo de siempre! No tienen por qué ser canciones publicadas en 2016 (¡hay una de 2007!), y tampoco es un disco de éxitos del año, sino de canciones que, por una u otra razón, este año han sido importantes para mi. :)

 

Se escucha aquí:.
.

.
Se ve aquí:
.

.

Y tiene…:
.

1. Luces – De Mónaco
2. Nights Falls – Florio
3. Wild – Troye Sivan feat. Alessia Cara
4. Dizzy – Thanks
5. Club – Varry Brava
6. Podría Ser Peor – La Casa Azul
7. Tokyo – Vampires & Wolves – The Wombats
8. Back Around – Olly Murs
9. Make Believe – Clean Cut Kid
10. Fiesta en el Infierno – Fangoria
11. Into the Storm – Banners
12. El Astronauta – Teenage
13. Caída Libre – Zahara
14. Tonta Gilipó – Ojete Calor
15. Ojalá – La Maravillosa Orquesta del Alcohol

¡Disfrutadlo! :)
Y decidme qué os parece y… ¡pasadme los vuestros! :P

No more hate!

50 personas han muerto en Orlando por ser gays. Maricones. Bujarras. Soplanucas.
2 niñas se han suicidado abrazadas en México porque sus familias no iban a entender que fueran lesbianas. Bolleras. Tortilleras. Camioneras.
En Madrid ha habido más de 60 agresiones homófobas en lo que va de año a gente a la que “se le nota” que es homosexual. Invertida. Desviada. Contranatura.
A Cristiano Ronaldo le han recomendado llevar chicas sexys en sus fiestas en barcos, que últimamente se le veía demasiado con un chico y parecían novios. Sarasas. Sodomitas. Muerdealmohadas.

Y la lista podría ser interminable.

Hay gente que pregunta el porqué del “Orgullo Gay” si “ya no hay nada que reivindicar”. No, vaya, nada en absoluto.
Y cuestionan “por qué no existe el día del Orgullo Hetero”.
No hace falta llegar al extremo de que nadie muera por el simple hecho de enamorarse de gente del sexo opuesto, podemos empezar a buscarle fecha simplemente el día que existan un par de insultos que signifiquen “heterosexual”.

*Imagen by: chemapop.com

Como cada año por estas fechas… ¡Jorgetes 2015!
 .
¡Lo de siempre! No tienen por qué ser canciones publicadas en 2015, y tampoco es un disco de éxitos del año, sino de canciones que, por una u otra razón, este año han sido importantes para mi. :)
.

Se escucha aquí:

.
.

Se ve aquí:

.

Y tiene…:

.
jorgetes2015
1. Como Tú – Martín Maez
2. Vuelta Ciclista A Burgos – Que Bailen los Demás (feat. Carlos René)
3. Decirnos La Verdad – Meteoros
4. Primera Vez – Second
5. No Lo Ves – Mario Jefferson
6. Tot Està Per Fer – Acció
7. Heroes – Måns Zelmerlöw
8. King – Years & Years
9. Lo Que Pudo Haber Sido – Teenage
10. First Things First – Neon Trees
11. Culpa Y Castigo – Carmen Boza
12. Hundred Miles – YALL (feat. Gabriela Richardson)
.
¡Disfrutadlo! :)
.
Y decidme qué os parece y… ¡pasadme los vuestros! :P

Puedo parecer “el típico feo delgado”. De esos que a lo mejor me ves y piensas “bueno, es feucho pero como es un tirillas seguro que se quita la camiseta y tiene abdominales o algo”. Puedo dar el pego, pero nada más lejos de la realidad. El poco atractivo físico que puedo tener es una ilusión, un engaño fruto de no salir nunca sin camiseta en instagram.

En realidad soy una be-minúscula.

Las mujeres son más difíciles de clasificar, no hay tantas letras con tetas, pero tengo mi propia clasificación de torsos de hombre. Vistos de perfil, son una letra u otra.

Cuerpoletras

Ele-minúscula:
Los “delgados de nacimiento”, esos que te dicen “¡pero si yo como un montón! ¡pero no engordo!” y es verdad, porque te lo dicen siempre con la boca llena de cheetos pandilla. Son los “tirillas”, los que no tienen un gramo de grasa y tienen una especie de abdominales de mentira porque la naturaleza ha decidido que ir marcando los intestinos era un poco guarrada. A los 25, o se cuidan, o pasan a ser bes-minúsculas irremediablemente.

Ele-minúscula-en-negrita:
Se denominan a sí mismo “fibrados” y van al gimnasio para tenerlo todo en su sitio. Los “fáciles” son los ele-minúscula que han aprendido a diferenciar entre hidratos de carbono y proteínas, y su entrenador les ha dicho de qué comidas tienen que ponerse hasta el culo en cada momento. Los otros son los que se lo han tenido que currar, eran “personas normales” con mucho tiempo para dedicarle al gimnasio, que como cuesta lo mismo vayas una hora o seis, pues van seis.

Be-minúscula:
Yo. Somos los que estamos delgados pero tenemos tripa de intensidad variable. Si comemos, engordamos, pero todo se va a la barrigoncha. Mis brazos siguen siendo de mentira y mis pezones están colocados aleatoriamente entre unos cuantos pelos, sobre una blanquecina superficie plana. Los be-minúscula no tenemos público, esta guarrería de pseudo-cuerpo no le puede gustar a nadie, si alguna vez ligamos es porque con ropa engañamos, y luego nuestra víctima piensa simplemente “bueno, ya que estamos aquí…”.

Pe-mayúscula:
Los de las fotos. Los que van al gimnasio “de verdad”, los que hablan de “crecer” cuando en verdad quieren decir “hincharse”, pero lo hacen de forma relativamente controlada. Se compran camisetas de una talla menos para que se repeguen en cada uno de los múltiples pliegues de su cuerpo y se las quitan en cuanto tienen oportunidad. Dentro del “mundo cachas” son los menos desagradables. Hasta los hay que no son tontos del todo.

Be-mayúscula:
Los cachas, a los que les contaron que respirar tenía tres pasos, inspirar, espirar, hacer abdominal. Y así todo el día. Para ellos “un ciclo” no es exactamente una bici. Son estos a los que parece que les molestan sus propias piernas y brazos a la hora de andar. Los que tienen el ombligo a la misma altura que los pezones y piensas “¡diosmío! ¡en realidad hay una tripa debajo de esos abdominales! ¡es un señor al revés!” y te da un poco de asquete. Los que tienen venas en la frente. Esos que dejan el gimnasio un mes y les cuelgan las carnes. Los que tienen cuerpo como de barril, no sé, esos, ya sabes.

Be-mayúscula-en-negrita:
Los gordos. Los entrados en carnes. A los que sus amigos les dicen que solo están fondones. Los “fuertecitos”. Rollizos. Robustos. Orondos. Si son maricas son osos, y dejándose barba tienen el éxito asegurado entre sodomitas de cualquier otra letra. Si no tienen tetas son un caso raro de be-minúscula-en-negrita.

 

Runnin Rhino en ThreadlessY desde mi condición de be-minúscula he decidido empezar la que he denominado la “Operación Cuerpo-Escombro 2016”. Consiste en que, cuando se me acabe toda la bollería industrial que tengo en casa voy a intentar comer un poquito mejor. Y cuando me recupere de mi última visita al quirófano y pueda abandonar este estado de semi-reposo (que tanto me gusta) será veranito, los días serán más largos y al salir del trabajo… ¡iré al gimnasio! A ciclo-indoor, body-pump, body-combat o cualquier otra cosa que tenga música y que yo sea incapaz de seguirla, otro día os cuento mis experiencias en esos lugares del demonio a los que llaman “gym”. Y a finales de otoño ¡seré un proyecto de ele-minúscula-en-negrita! Justo cuando las sudaderas gordas y los abrigos oculten mi nuevo y definidísmo cuerpo. Y llegarán las navidades y comeré. Y luego con el frío, las lluvias y las excusas me dará mucha pereza todo. Y cuando se acaben los 6 meses de mi cuota-con-oferta decidiré no renovar en el gimnasio, me echaré a perder, volverá mi tripa en cuestión de horas, quizás días, y desaparecerán los pocos resultados obtenidos. Y el año que viene por estas fechas estaré tal y como estoy ahora. Y ese es el fin, y de ahí el nombre. La “Operación Cuerpo-Escombro 2016″… ¡comienza hoy! O mañana. Prisa ninguna, total, tengo todo un año para quedarme como estoy.