El Rey de los Sueños
Un sueño sobre sueños, y yo
Let me stay - Prezioso feat. Marvin | 17/06/2005 | 10:51

Hoy he soñado una cosa muy chula, pero un tanto agobiante...

Yo era una persona normal y corriente, y de repente descubría que tenía un don un poco raro: Yo podía hacer que la gente soñara lo que quisiera. Es decir, a mi alguien me decía "quiero soñar con no-se-qué", y yo hacía que la próxima vez que se durmiera soñara con eso... Puede parecer super inútil, pero a la gente le parecía la caña. Por ejemplo, si estabas triste, pues yo hacía que soñaras con cosas bonitas y al día siguiente te levantabas con una sonrisa de oreja a oreja. Si se te había muerto alguien querido podías soñar con él y contarle todo lo que no pudiste. Y así, la gente encantadísima con mi don.
Yo se lo conté solo a 3 o 4 personas cercanas porque no era plan de que me agobiase todo el mundo... Pero se empezó a correr la voz y todo el mundo me pedía más y más sueños.

Hasta aquí más o menos bien, hasta que me enteré de que, por cada sueño que escuchaba, yo engordaba un decigramo. Nada, una chorrada, tenía que conceder 10.000 sueños para engordar un kilo, así que no era problema. Pero como cada vez me pedían más y más sueños, yo engordaba más y más... Pero no engordaba a lo ancho, si no a lo raro... En vez de engordar, iba mutando, cambiando de forma, pero a la gente no le importaba y me trataba super bien... Con donaciones me habían montado un palacio lleno de colorines super brillantes, todo como muy de dibujos animados, y me llamaban "El rey de los sueños".

A estas alturas yo ya tenía casi mi forma definitiva. Era un trompo, una peonza, pero al revés... Con unas piernas cortísimas que casi no se me veían y unos brazos cortísimos tambien. Por abajo era era una bola enorme, y por arriba me iba estrechando hasta acabar el pico. Casi arriba del todo tenía los ojos, los oidos y la boca, pequeñísimo todo.
Yo cada vez cambiaba más, y sabía que algún día alcanzaría mi forma definitiva... Aunque yo ayudaba muchísimo a la gente, yo estaba super agobiado y no era feliz.
Pero un día llegó alguien a quien yo sabía que sé que quiero muchiiisiiimo, pero no he podido ver su cara (estas cosas en los sueños pasan, y joden mucho) y me decía que quería soñar conmigo. Que quería recordarme como yo era antes y quería hablar conmigo como lo habíamos hecho siempre, que me quería mucho y me había perdido aunque me tuviera enfrente. Ese sueño en vez de un decigramo me hizo engordar 20 kilos, consiguiendo mi forma definitiva. Y de repente, exploté. Yo, y mi castillo, y todo lo que tenía que ver con "El Rey de los Sueños", de un golpe desapareció todo. Pero yo explotaba feliz.

La gente me lloraba y tal, pero yo no estaba muerto, simplemente había muerto la cosa esa extraña en la que me había convertido, pero yo seguí vivo, y aparecía ya como "yo", normal, con esa persona (quiero saber quien es! quiero volver a soñarlo con caras! jaja!) en otra ciudad, totalmente anónimo yo...

(( Jgts ))

Arek_

17/06/2005  |  12:04

Porque sé que no tomas sustancias de sospechosa procedencia que si no... :P

K fuerte!! Menudo sueño, no es por nada pero se podría escribir un cuento muy bonito con este post.

Lo que llena/engorda hacer felices a los demás, pardiez!

Yo tb quiero reventar de felicidad.

¿Podrías hacer que soñara con cosas bonitas?

Un fuerte abrazo!!

P.D.: Casi casi en tiempo real XDDDDDD :P

kike

17/06/2005  |  12:57

esto es para guion de pelicula :P jajaja

Caperucita

17/06/2005  |  13:31

Lo que no mata engorda :P

Deray

17/06/2005  |  21:24

Me he quedado anonadada...

cris

20/06/2005  |  10:07

Que fuerte!

Now you!

95 Cosas que debes saber
19/08/2009 - 16:50