Que se hunda Venecia
Las grandes no-tragedias naturales y yo
Thunderbolt - BWO | 19/08/2009 | 16:35

Aunque en verdad lo que a mi me apetece es un findelmundo, como no termino de creerme que esté tan cerca como para que ocurra en 3 añitos, de momento quiero que ocurra una gran desgracia. La mayor tragedia conocida por el mundo contemporáneo. Una gran barbaridad, una bestialidad inimaginable. Pero que se sepa de antes, que estemos todos avisados y podamos poner los medios necesarios. Una gran catástrofe que ocurra con premeditación y curiosa alevosía.

Podría ser un pequeño meteorito sobre, por ejemplo, Moscú. O un volcán que entrase en erupción y que la lava se tragase literalmente una decena de pueblos milenarios. Que un terremoto destruya cientos de edificios en Manhattan. O lo que es más viable: que se hunda Venecia.
Una nueva Pompeya, un nuevo gran incendio de Chicago, un Hiroshima natural y sin víctimas, pero haciendo mucho más ruido.
Pero que sea en el mundo desarrollado. Que ocurra en un país con mucho dinero.

Lo ideal sería que un montón de estudios confirmasen el día y la hora exactos del suceso. Evidentemente, meses, incluso años antes, se empezarían a tomar medidas. El Día D no habría absolutamente nadie en la ciudad, no habría ningún objeto de valor ni un solo ser vivo pasearía por las calles a excepción de las incautas cucarachas. Las únicas víctimas mortales serían las ratas y todas las plantas. En la zona en cuestión solamente quedarían edificios y recuerdos. Se habrían vaciado todas las presas cercanas aunque se supiera que estaban fuera de peligro, no habría electricidad en cientos de kilómetros a la redonda para evitar incendios mayores y no habría ni un solo equipo de emergencia preparado para nada, porque no haría falta: Simplemente habría que dejar que ocurriera, y esperar.
Un gran acuerdo internacional les habría dado casa en la ciudad del mundo que los afectados hubieran elegido, una paga vitalicia, un trabajo del que no tendrían que descontar hipoteca y una nueva vida como ellos hubieran soñado, pero desde cero. De repente todo el mundo tendría más cerca de lo que creía un desplazado con una historia que contarte en directo.

Al final, el desastre tardaría 2 días más de lo previsto. 48 horas en las que nadie en el mundo dormiría esperando el desenlace. 48 horas con el mundo en pausa, en las que la televisión no ofrecería más que información del estado de la ciudad a devastar y testimonios de los desplazados, mientras en un cuadradito en una esquina se verían imágenes de la zona en riguroso directo… Hasta que una madrugada… ¡Pum! Sucedería, y el mundo entero lo vería en directo… Veríamos la destrucción de edificios míticos, el desvanecimiento de toda una cultura y un dialecto propio que la gente intentaría recuperar sin éxito en algún otro lugar, seríamos testigos de excepción de un gran punto de inflexión en la historia de un territorio, y finalmente una gran nube de polvo que los medios de comunicación aprovecharían para mostrarnos imágenes satélite del antes y el después.

Durante semanas nadie podría hablar de otra cosa, todo el mundo tendría historias personales que contar en relación a esa ciudad, los que la visitaron mientras existía mostrarían con añoranza sus fotografías a sus amigos, la gente le pondría su nombre a los recién nacidos, se rodarían películas intentando mostrar lo ocurrido “desde dentro” usando efectos especiales que no superarían la realidad grabada en nuestras retinas, todos los políticos del mundo usarían la hecatombe como excusa para beneficio y propaganda propios, y no haríamos más que escuchar historias románticas de parejas de viejecitos que decidieron morir en la casa que habían compartido durante décadas y leyendas urbanas de freaks que burlaban las medidas de seguridad contando paso a paso en su blog como vivían en una ciudad totalmente vacía, colgando videos de las siniestras calles aguardando su fin y un último tweet desde el móvil contando en directo el final desde dentro, y se demostraría tiempo después que todo era un fake ya que se habían cortado totalmente las comunicaciones de la zona semanas antes.

Esa noche todos intentaríamos dormir sin éxito, siendo conscientes de que al día siguiente viviríamos en un mundo totalmente nuevo. Todos nos sentiríamos mucho más pequeños y vulnerables, todos seríamos muchísimo más humildes y solidarios, y valoraríamos muchísimo más nuestra vida, la de los demás y todo lo que tenemos. Y al día siguiente todos estaríamos mucho más concienciados de que la naturaleza tiene todas las de ganar en esta batalla que tenemos contra ella.

¡Este mundo necesita que Venecia se hunda!

(( Jgts ))

Pitu

20/08/2009  |  00:13

¡Pero que dices hombre! ¿Tú has estado en Venecia? ¡Que no se hunda! Que pase otra cosa si quieres, pero que Venecia no se hunda.

"Y le estoy pidiendo al cielo que me envíe una señal,
que me mande un meteorito o una bomba nuclear
y seré el superviviente de un desastre natural
¡eso no estaría nada mal!"

Now you!

95 Cosas que debes saber
19/08/2009 - 16:50